29 May, 2023

Cómo funciona un purgador de aire comprimido

El aire comprimido es ampliamente utilizado en diversas aplicaciones industriales y comerciales. Sin embargo, durante la compresión del aire, se acumula condensado en forma de agua y aceite.

Este condensado debe ser eliminado para mantener un rendimiento óptimo del sistema y prevenir daños. Ahí es donde entra en juego el purgador de aire comprimido. En este artículo, exploraremos cómo funciona un purgador de aire comprimido, centrándonos especialmente en los purgadores automáticos.

Ingeniería industrial

¿Qué es un purgador de aire comprimido?

Un purgador de aire comprimido es un dispositivo utilizado para eliminar el condensado acumulado en los sistemas de aire comprimido. Estos sistemas generan condensado debido al enfriamiento del aire comprimido, lo que provoca la formación de agua y aceite.

El purgador de aire comprimido asegura que este condensado sea eliminado de manera eficiente, evitando así problemas como la corrosión, obstrucciones en las tuberías y un rendimiento deficiente del sistema.

 

purgador aire comprimido
Caption

 

 

Principio de funcionamiento del purgador de aire comprimido

El purgador de aire comprimido funciona en base al principio de separación de fases. El condensado se separa del aire comprimido gracias a la diferencia de densidades entre ambos. El purgador permite que el condensado se drene sin afectar el flujo de aire comprimido.

 

Tipos de purgadores de aire comprimido

Existen varios tipos de purgadores de aire comprimido, pero nos enfocaremos en los purgadores automáticos y los purgadores manuales.

Purgadores automáticos

Los purgadores automáticos son dispositivos que se activan automáticamente para eliminar el condensado sin requerir intervención manual. Estos purgadores se basan en diferentes mecanismos, como flotadores, termostatos, sensores de nivel o temporizadores, para detectar y drenar el condensado de manera eficiente.

Purgadores manuales

Los purgadores manuales son dispositivos que requieren intervención manual para drenar el condensado acumulado en el sistema de aire comprimido. Estos purgadores suelen ser válvulas que se abren y cierran manualmente para permitir el drenaje del condensado.

Aunque requieren una mayor atención por parte del operador, los purgadores manuales pueden ser una opción adecuada en situaciones donde el condensado no se acumula en grandes cantidades o cuando se necesita un control más preciso sobre el drenaje.

 

Cómo funciona un purgador automático de aire comprimido

Los purgadores automáticos de aire comprimido utilizan diferentes componentes y mecanismos para su funcionamiento eficiente. Algunos de los elementos clave incluyen:

Válvula de apertura y cierre

El purgador automático está equipado con una válvula que se abre y cierra para permitir el drenaje del condensado. Esta válvula puede ser controlada por diferentes mecanismos, como flotadores o sensores de nivel. Cuando el nivel de condensado alcanza un punto determinado, la válvula se abre automáticamente y permite que el condensado sea eliminado del sistema. Una vez que se ha drenado el condensado, la válvula se cierra nuevamente para evitar la pérdida de aire comprimido.

Sensor de nivel

El purgador automático está equipado con un sensor de nivel que detecta la cantidad de condensado acumulado en el sistema. Este sensor puede ser sensible a la presión, la temperatura o el nivel de líquido. Cuando el sensor detecta un nivel de condensado por encima del umbral establecido, envía una señal para abrir la válvula de drenaje y permitir que el condensado se drene.

Drenaje de condensado

Una vez que la válvula de drenaje se abre, el condensado acumulado en el sistema se dirige hacia un punto de drenaje. Este puede ser un conducto o una tubería conectada al purgador de aire comprimido. El condensado se drena por gravedad o mediante la presión del aire comprimido, asegurando una eliminación eficiente y continua del condensado.

Los purgadores automáticos ofrecen la ventaja de un funcionamiento sin intervención manual, garantizando un drenaje eficiente y continuo del condensado. Al comprender cómo funcionan estos dispositivos y sus beneficios, los usuarios pueden mantener sistemas de aire comprimido eficientes y confiables.

 

Ventajas y beneficios de los purgadores automáticos de aire comprimido

Los purgadores automáticos de aire comprimido ofrecen numerosas ventajas y beneficios para los sistemas de aire comprimido. Algunos de ellos incluyen:

  • Ahorro de energía: Al eliminar eficientemente el condensado, los purgadores automáticos evitan la pérdida de aire comprimido, lo que resulta en un ahorro energético significativo.

  • Mayor vida útil del equipo: La eliminación adecuada del condensado previene la corrosión y el desgaste prematuro de los componentes del sistema de aire comprimido, lo que prolonga su vida útil.

  • Mantenimiento reducido: Los purgadores automáticos requieren menos mantenimiento que los purgadores manuales, lo que ahorra tiempo y recursos.

  • Mejor calidad del aire: Al eliminar el condensado, se evita la acumulación de agua y aceite en el sistema, lo que resulta en una mejor calidad del aire comprimido. Esto es especialmente importante en aplicaciones sensibles donde se requiere aire limpio y seco, como en la industria alimentaria, farmacéutica o electrónica.

 

 

En conlsuión, un purgador de aire comprimido desempeña un papel crucial en el mantenimiento y rendimiento óptimo de los sistemas de aire comprimido. Al eliminar eficientemente el condensado acumulado, ya sea mediante purgadores automáticos o manuales, se evitan problemas como la corrosión, obstrucciones y un rendimiento deficiente del sistema.

Preguntas frecuentes sobre el funcionamiento de los purgadores de aire comprimido

Si un purgador de aire comprimido no funciona correctamente, puede haber problemas como acumulación de condensado en el sistema, pérdida de aire comprimido, aumento de la humedad en el aire suministrado y un rendimiento deficiente en las herramientas y equipos conectados.

La diferencia principal radica en la forma en que se activa el drenaje del condensado. Los purgadores automáticos se activan automáticamente mediante mecanismos como flotadores o sensores de nivel, mientras que los purgadores manuales requieren intervención manual para abrir y cerrar la válvula de drenaje.

Se recomienda utilizar un purgador automático cuando el sistema de aire comprimido genera una cantidad considerable de condensado de forma regular. Esto garantiza un drenaje eficiente y continuo sin depender de la intervención manual.

El mantenimiento y limpieza de un purgador de aire comprimido pueden variar según el modelo y fabricante. Es importante seguir las recomendaciones del fabricante en cuanto a la frecuencia de mantenimiento y los procedimientos específicos. Esto puede incluir la inspección regular, la limpieza de la válvula y la verificación del correcto funcionamiento.

La vida útil de un purgador de aire comprimido puede variar según varios factores, como la calidad del aire comprimido, el entorno de trabajo y el mantenimiento adecuado. En general, los purgadores automáticos bien mantenidos pueden durar varios años antes de requerir reemplazo.

Comparte en tus RRSS